¿Cómo nos intoxican los metales pesados?

Fuentes de intoxicación
Síntomas

El tratamiento de la intoxicación por metales pesados es el apartado más importante dentro del marco de la terapia química en kinesiología . La intoxicación por metales pesados es tan sistémica y abarca tantos síntomas, que puede ser la causa de multitud de patologías; siendo obligado su testaje y tratamiento antes de afrontar cualquier otra intoxicación, antes de nada hay que tratar los metales pesados. Se dice que si existe una intoxicación por metal pesado, todo lo demás va mal. Por otro lado, no debemos de olvidar que una intoxicación por metal pesado afecta invariablemente al hígado, al riñón y al SNC.

FUENTES DE INTOXICACIÓN:

Las fuentes e intoxicación son infinitas. Las más frecuentes son estas:

  • Pescado contaminado: dada la contaminación de nuestras aguas, muchos peces van intoxicándose a lo largo de su vida de, sobre todo, mercurio y plomo.

No todas las especies de pescado y de marisco acumulan los mismos metales y en la misma cantidad. Las concentraciones variaran en función de la intoxicación de las aguas y de la posición en la cadena trófica que ocupa cada especie.

Los peces que más acumulan el metal pesado suelen ser grandes y azules, también los moluscos que filtran agua, pero muchos peces pequeños como el jurel o el bocarte acumulan metales en menor medida. Los que acumulan más intoxicación suelen ser el pez espada y el atún.

  • Algunos insecticidas y pesticidas contienen en su composición metales pesados que intoxican los alimentos, el suelo y por supuesto el ciclo del agua.
  • Por lo que el agua potable, que también contiene metales pesados.
  • Medicamentos y vacunas que contienen como excipientes mercurio y o aluminio.
  • Otros son, el Aire contaminado de las empresas, cosmética, utensilios de cocina, tuberías, minería, metalurgia, industria transformadora… y sobre todo amalgamas dentales a las que dedicare un artículo especial por su importancia e impactante relevancia en nuestra salud.

SINTOMAS:

Tenemos que darnos cuenta de algo importante, que para la medicina holística lo es. Por un lado nuestra salud depende como me habréis oído decir muchas veces a la adaptación al medio. Por lo que si el medio es toxico y nos adaptamos a él, no tendremos problemas de salud. Y, que no, todas las personas se adaptan de igual forma a los estréses que recibimos, entre ellos los de los tóxicos por metales pesados. Por lo que las personas van a producir diferentes síntomas y malestares dependiendo
mucho de su adaptación a los tóxicos.

Hay que recordar también, que si nos adaptamos a cualquier estimulo estresante exógeno o endógeno y lo adaptamos con rapidez y sin coste energético alguno, nos mantendríamos en un estado continuo de salud biológica. En equilibrio con el todo.
La kinesiología lo que pretende, siempre con sus tratamientos es conseguir adaptar esas informaciones que no se pudieron integrar saludablemente.

He visto a lo largo de estos casi 25 años de consulta muchas personas con niveles de metales pesados no adaptables para su biología. Es decir, que sufrían intoxicaciones por metales pesados que perturbaban de diferentes formas su salud. Este tipo de paciente es uno al que le suelen ir mal varias cosas, la lista de síntomas es larga entre ellos los
más comunes son:


Poca vitalidad, irritabilidad, dolor de cabeza, temblores, malestar digestivo, insomnio,
depresión, parálisis, alergias, anemia, arritmia, defensas bajas… síntomas que pueden
ser interpretados como psicosomáticos.

El metal pesado camufla depresiones y puede afectar a la conducta, por la intoxicación que producen sobre el sistema nervioso central. Al quitarlos saldrá a la luz la realidad del paciente y mejorara de gran parte de sus dolencias físicas.