CANDIDIASIS III. La kinesiología para su diagnóstico

He  señalado que el equilibrio de la flora intestinal es básico para inhibir el crecimiento de la Candida albicans en el tubo digestivo, por lo tanto, los antibióticos, la hipocondría, el déficit de enzimas digestivos, el estreñimiento, la diarrea, la falta de lactancia materna, el estrés, la exposición a los rayos X, ayudan a la aparición de una candidiasis, una dieta desequilibrada y rica en azucares, porque desequilibran la Flora Intestinal.

Los anticonceptivos orales y los corticoides tienen capacidad para estimular el desarrollo de la Candida. El embarazo, dado los cambios hormonales que se producen, tiende también a estimular su crecimiento. Los recién nacidos ya están expuestos a contraer la Candida albicans al pasar por el canal del parto, si la madre padece candidiasis vaginal.

El sistema hormonal de la mujer, más complejo, la predispone posiblemente a un mayor potencial de desarreglos producidos por la Candida, aunque los hombres no son inmunes a la candidiasis, se ha comprobado que el 60% de los casos se presentan en mujeres, el 20% en hombres y el 20% en niños.

Sin duda, el mejor y más exacto método de diagnóstico es la Kinesiología.

Dada la gran cantidad de variedad de síntomas que tiene un paciente con candidiasis, otros sistemas de diagnósticos son más inexactos.

En mi trayectoria profesional como kinesióloga en más de dos décadas me he encontrado con un sinfín de pacientes con diferentes alteraciones o enfermedades que la causa de sus disturbios era una candidiasis. Como ya os he contado este hongo es muy agresivo, toxico  y prolifero, un verdadero parasito para nuestra salud.

Tenemos que agradecer la herramienta de la kinesiología y los conocimientos de la medicina natural para su tratamiento y diagnóstico. Ya que como produce tantos síntomas y tan dispares es difícil de diagnosticar y de tratar por su resistencia.

Para someter la cándida a nuestro estado de salud óptimo contamos con diferentes sustancias naturales, entre ellas, el ácido caprilico, aceite de orégano, M.S.M.( metilsulfonilmetano), extracto de semilla de pomelo, entre otros.

Pero la cándida es muy resistente y para tener éxito en su tratamiento no solo hay que tomar ciertas sustancias para debilitarla, también hay que hacer una dieta específica para ella, baja en hidratos, azucares, alcohol, levaduras, harinas blancas, fermentos…

También estudiar que órganos de eliminación necesitan ayuda.

Posteriormente a conseguir reducirla habrá que repoblar la flora intestinal y restaurar la inmunidad. Por lo que el acompañamiento de un buen kinesiólogo experto en naturopatía, será imprescindible para un exitoso tratamiento.

Acordaos siempre que nuestra biología es única y que nos afecta todo de forma muy particular, por lo que los tratamientos totalmente personalizados incluso para el tratamiento de la candidiasis serán siempre más eficaces, reveladores y seguros.

Y no hay terapia más personalizada y holística que la kinesiología.